Todos hemos tenido alguna vez problemas al arrancar nuestro coche. Aquí teneis este completo artículo que va orientado hacia los que se están iniciando en este mundo, pero también para los ya más metidos en el tema. He dividido el artículo en partes. La primera explica el funcionamiento básico del carburador; la segunda analiza las funciones de cada ajuste de éste y la tercera enseña como ajustar, “carburar” el motor.

1ª PARTE:  El carburador

 

 

Rápidamente, dejemos clara su función.

Todos sabemos que para crear fuego se necesitan tres factores: un combustible, un ignitor y oxígeno. En un motor de explosión, estos tres factores són respectivamente el combustible usado en RC (mezcla de metanol, nitrometano, lubricantes…), la bujía y el aire.

Lo que hace el carburador es crear una mezcla equilibrada de carburante y aire. Si sólo entrara uno de los dichos, el motor simplemente no arrancaría. Es por eso que el carburador tiene diversos ajustes: la aguja de “altas”, la aguja de “baja” y la del ralentí, explicados más abajo. El ajuste de la cantidad de aire lo regula el conocido acelerador.

¿Y por qué siempre tengo que ajustarlos cada vez en lugar de dejarlos ya colocados en su correcta posición? Sabed que la temperatura, la humedad, la presión barométrica, la altitud, son factores que influyen en la cantidad de oxígeno que entrará en el motor. Por eso hemos de ajustar cada vez el carburador.

Éste es el ciclo que lleva el combustible desde que entra en el carburador hasta que sale despedido con aire hacia el cigüeñal y, más tarde, la cámara de combustión.

 

 

 

 

1.- El combustible entra a carburador por este conducto.

2.-  Aquí entra en acción la aguja de altas, que regula el paso en todo momento de combustible.

3.-Aquí entra en el inyector, cuya salida queda regulada por la aguja de baja, a la derecha del esquema. Justo en el momento donde se acaba el inyector, es donde se produce la mezcla. El combustible sale pulverizado debido al aire a presión que entra por el venturi (la parte central superior del esquema).

Las zonas sombreadas en azul representan el combustible.

 

 

 

2ª PARTE: Ajustes

 

Como he dicho, el carburador tiene tres posibles ajustes. Veamoslos:

 

 

 

– Aguja de altas: regula la proporción de combustible que entra en el carburador en todas las posiciones del acelerador. Aun y así, regula sobretodo la cantidad de combustible en media-altas y altas RPM., de aquí su nombre.

 

– Ralentí: ajusta la posición del cierre máximo del carburador. Es la que regula las RPM del motor cuando lo dejamos en neutro, es decir, cuando no aceleramos nada. Evita parones repentinos en el motor cuando frenamos. Se identifica por el muelle que lleva debajo de la cabota del tornillo. Es importante tener bien regulado el varillaje para poder regular el ralenti, ya que si al dejar neutra la emisora el servo esta haciendo un poco de fuerza acelerando, parecerá que tiene mas ralenti del real, y cuando frenemos se calará.

 

– Aguja de baja: regula únicamente la cantidad de mezcla que entrará a bajas y medias RPM del motor.

 

– Acelerador: lo regulamos nosotros con el mando a distancia. Es el encargado de regular las RPM del motor. Va unido al servo del acelerador. Hay dos tipos de acelerador: el de deslizamiento y el rotatório. En el esquema de más arriba, el acelerador del dibujo superior es de deslizamiento. El del inferior es rotatório.

 

El carburador de tu coche debería tener estos ajustes más o menos como en este esquema.

 

Por lo general, la aguja de altas y el ralentí suelen estar en posición vertical y la de baja está en un lateral. El acelerador está a mano derecha en ambos esquemas, es el tirante que sobresale.

 

  

3ªPARTE: Manos a la obra

 

 

Muy bien, entonces que hago ahora?

 

Primeramente debemos dejar el motor y sus conductos limpios totalmente de polvo. Una pequeña motita de polvo podria destrozar el cilindro y la camisa viendonos forzados a cambiar éste conjunto de piezas o, más bien, el motor entero.

Para ello, podemos desenroscar con mucho cuidado la aguja de altas y soplar enérgicamente. No está muy recomendado que desarmemos el motor y el carburador si no sabemos que estamos haciendo exactamente.

 

Asegurate que la bujía es la correcta para tu motor. Las bujías van numeradas. Calientes, frias,… Una buena y mas o menos universal son de los numeros 6 a 8 (ojo que hay dos tipos, normales y conicas o "turbo", asegurate de cuales usa tu motor). Comprueba también el combustible.

Llena el depósito y envia gasolina al carburador. Esto se suele hacer mediante un cebador o bomba que suele llevar el depósito. Si no lo lleva, debemos quitar el filtro de aire, taparlo con nuestro dedo y entonces tirar del arrancador o mover el motor un poquillo con la caja de arranque. La gasolina debería ser absorbida al carburador. No os paséis con la gasolina, sino se os ahogará y costará de arrancar. Solo que veamos que algo de gasolina entra al carburador, debemos dejar de mover el motor.

 

Estos pasos que vienen a continuación, los haremos con el motor apagado.

 

Ajustar el ralentí: sacad el filtro de aire. La abertura del acelerador en posicion neutro no deberia superar el milímetro. Aún y así, este ajuste se realiza mejor con el motor encendido, fijándonos en que las RPM del motor sean estables en esta posición. No lo enciendas todavia.

Para cerrar el agujero de ralentí, desenrosca. Para abrirlo (subir el ralenti), enrosca.

 

Aguja de altas: Se ajusta a partir de la posición cerrada (girala al tope hacia la derecha, pero nunca la fuerces, podrias doblarla). A partir de aquí, le debes dar entre una vuelta y media y dos y media hacia fuera.

Si es la primera vez que lo enciendes, debes hacer el rodaje del motor. Dale 2 vueltas, o más, evitando, claro está, ahogarlo. Cuanto más carburante le entre en el rodaje, mejor.

AVISO: Cerrar mucho esta aguja significa crear una mezcla pobre, por tanto, más alto será el número máximo de RPM, ya que en la mezcla hay mucha cantidad de aire y poca de combustible. Esto da más potencia, aceleración, y más rapidez de respuesta, pero tiene la grave consecuencia de sobrecalentamiento, ya que apenas le entran agentes lubricantes (que lleva el propio carburante). Si esto ocurre constantemente, la cabeza del cilindro y laterales de la camisa se empezaran a quemar.

 

Ahora, para ajustar la aguja de bajas, es mejor encender el motor. Veamos estos pasos:

 

 

  1. Pon gasolina en el depósito.
  2. Hazla llegar al carburador.
  3. Enciende la emisora, luego el receptor.
  4. Pon el chispómetro en la bujía.
  5. Dale al tirador o pon el coche encima de la caja de arranque. Con motores con tirador, debería arrancar en no más de 3 tirones. Éstos deben ser enérgicos pero no en exceso.
  6. El motor está en marcha.

 

Escucha ahora las RPM. Deberian ser estables después de 30 segundos de haber encendido el motor. Si no es así, ajusta el ralentí hasta que veas que se estabilizan. Debes equilibrarlo para que el coche estando en neutro ni se cale, ni salga despedido hacia delante. Cuestión de perícia.

Vayamos con la aguja de baja.

Dale un leve toque al acelerador. Si no acelera rápidamente, enroscalo muy poquito y vuelve a probar. Si cuando dejas ir el acelerador, el coche no desacelera, desenroscalo. Es un ajuste un poco dificil de calibrar. En cambio, puede servir como una herramienta a parte para ajustar el ralentí. Es menos preciso que ajustar el ralentí directamente.

 

Eso es todo. El motor debería funcionar perfectamente ahora en todas sus RPM.