Ante todo decir que los artículos recogidos en este blog, no son de cosecha propia, en todo caso recopilación de otros recogidos en varios sitios, principalmente de COCHESRC.COM.

El ajuste de la cámara de combustión
Aunque parezca increíble, la mayoría de la gente que se dedica a la competición no sólo no sabe hacer la altura, que es como vulgarmente se denomina al ajuste de la cámara de combustión, sino que ni siquiera se la ha hecho alguien en los motores que utilizan. En los motores utilizados en la especialidad de 1/10, las consecuencias de rodar con un motor del que no sabemos la medida de su cámara pueden ser varias. Es posible que no pase nada y es posible que se caliente o simplemente, no coja el régimen de giro que debiera.
Conozco casos de personas que han desechado motores con la idea de que no “iban” porque habían “salido malos”. En el 99% de los casos lo que realmente le ocurre a esos motores, es que tienen una altura de cámara incorrecta para el porcentaje de nitrometano con el que están rodando y las condiciones atmosféricas del lugar.
Con la altura de la cámara de combustión lo que controlamos es el llamado punto de ignición. Si un motor no alcanza un régimen de giro óptimo o se calienta demasiado, o incluso no arranca o lo intenta hacer al revés, es porque el nitrometano no alcanza la presión óptima para ser inflamado en el momento oportuno o simplemente no la alcanza nunca. El momento oportuno es un poco antes de que el pistón haya alcanzado el llamado p.m.s.(punto muerto superior), que es el punto del giro del cigüeñal en el que el pistón cambia el recorrido ascendente por el descendente, lo que indica que durante una pequeñísima fracción de segundo el pistón permanece inmóvil en esa posición. De ahí el nombre de “punto muerto”.
Si la mezcla alcanza la presión de ignición demasiado pronto, lo que ocurre en la cámara es que el pistón se ve frenado antes de coronar su recorrido ascendente por la misma explosión. Dependiendo del grado de desfase podrá no arrancar el motor, arrancar pero ir mal y calentarse o sufrir síntomas de fatiga a los pocos segundos de haber sido arrancado. También puede que consiga arrancar al revés, de lo que tendrás noticia en cuanto pongas el coche en el suelo. Verás que risa.
En el caso contrario, es decir, cuando la ignición se produce demasiado cerca del p.m.s. o incluso en éste, los síntomas son que el motor no sube de vueltas correctamente y no tiene potencia. Es lógico. Al alcanzar el punto de ignición demasiado tarde, la onda expansiva de explosión alcanza la pared de pistón cuando ésta ya ha sobrepasado hace demasiado tiempo el p.m.s., con el desperdicio de trabajo que esto supone. También es posible que se caliente tras unos minutos en marcha, ya que al no estar compensados los ciclos de movimiento del pistón, éste no limpia la cámara de gases y aceite quemado sobrante, lo que supone que la capacidad de disipación de las paredes de la camisa y culatín disminuyan considerablemente y aumente la presión de la cámara.
Efectivamente, el porcentaje de Nitrometano es el principal factor que nos marca la altura de la cámara de combustión. Otros factores no menos importantes son la presión atmosférica, la temperatura ambiente, la humedad relativa del aire, el grado de la bujía que estés utilizando, el tipo de de escape y su longitud, la posición en el escape de la toma de presión y la longitud y diámetro del pico de salida de la misma, etc, etc. Interpretar todos estos datos es un tema bastante delicado y es, básicamente, cuestión de práctica.
El sistema para variar la altura de la cámara es añadir o quitar arandelas calibradas. Las hay en muchas medidas, pero las más útiles son las de 5, 10 y 20 centésimas de milímetro. Con ellas podemos realizar cualquier combinación.
Como norma general y en el caso de que no sean motores de carrera larga, para los que la altura funciona de otra manera muy distinta, diremos que para utilizar combustible al 25% de nitro en una zona entre los 0 y 1000 mts. de altura, una buena base es comenzar con una altura de cámara de entre 48 y 55 centésimas de mm. Cuanto más nitro utilices, más altura necesitará la cámara. Como referencia te diré que al 16% de nitro (siempre a una altura entre 0 y 1000 m.) la altura debe ser de 38 a 40 centésimas de mm. Con estos dos datos puedes realizar una escala para adaptarla a las condiciones en las que te encuentres.
La rotura de bujías con regularidad significa que la cámara es demasiado baja. Añade una arandela de 10 centésimas y prueba.
Si ruedas en una altura superior a los 1000 m., también tendrás que poner más arandelas…
Pero, ¿cómo se mide la altura?. Existen algunos sistemas caseros que ni siquiera voy a explicar ya que la experiencia me ha demostrado que son totalmente inútiles, y encima engañosos. Un ejemplo de esto es el sistema del Estaño.
El sistema más fiable es la utilización de un micrómetro de profundidad, o calibrador digital .Se mide el receso del culatin (zona de apoyo del shim y la cámara que ingresa al cilindro) y el receso entre el pistón en el punto muerto superior (PMS) y la parte alta del cilindro, se resta las medidas y luego se calibran las arandelas hasta encontrar una que nos de la cámara correcta.
Ejemplo en un motor Novamega:
Receso del culatin = 1.05mm
Receso del cilindro = 1.30mm
Diferencia = 0.25mm
Necesitamos una arandela de 0.15mm para tener una cámara de combustión total de 0.40mm, que esta en el rango ideal para 16% nitro

La cámara de combustión ideal para motores de 2.1cc desde nivel del mar hasta 1000 mts es:
· Para 16% nitro = 0.380 mm
· Para 20% nitro = 0.430 mm
· Para 25% nitro = 0.480 mm
· Para 30% nitro = 0.530 mm